Cosas como esta salvan un festival condenado a morir

Fue en el año 2003. Belgica presentaba una opción arriesgada para el Festival de Eurovision, es decir, una canción con una grandísima calidad pero poco comercial y con pocos disfraces.

Pese a ser una de las mejores canciones que he escuchado, ya no en los Festivales si no a lo largo del tiempo, no ganó, quedó segunda. 

El Festival de Eurovisión está condenado al fracaso, pero solo por esto, ese año del 2003, valió la pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: